En el Congreso Internacional en la ciudad portuguesa de Évora, el IV Centenario de la Fundación de la alentejana Cartuja Scala Coeli, se dieron a conocer, entre otros, la vida y obra de monjes y monjas de la Orden cartujana que hay o hubo en muchos de sus conventos a lo largo de la Historia, los cuales, con su excelente labor contribuyeron en parte a la manutención económica de los monasterios en que habitaron .
Unos lo hacían con sus dotes de arquitecto, lo fueran o no, otros como escultores, forjadores, ebanistas, escritores, pintores, etc. De esa forma ayudaron con sus técnicas, impregnadas del carisma cartujano propio, evitando así en muchos casos tener que recurrir a profesionales ajenos a sus monasterios.
En otras ocasiones estos monjes o monjas artistas fueron también requeridos para fuera de sus conventos, bien con encargos que podían realizar en sus celdas, bien teniendo que salir fuera de ellas o dirigiendo a distancia sus obras.
Sea de una forma o de otra, no cabe duda de que eso supuso tanto un ahorro económico como a veces una importante fuente de ingresos para sus Cartujas.
Tal es el caso del monje portugués pintor, lisboeta, Frei Miguel Guedes de Sousa (1897- 1985). Este monje, con su excelente labor artística contribuyó en parte al equilibrio económico de las Casas de su Orden donde vivió: Miraflores (Burgos), Jerez de la Frontera y Évora (Portugal), cuyos cuadros llegaron a ser altamente cotizados.



0 Comments:

Post a Comment